¿Qué dice el PNUD sobre la energía y el cambio climático?

Pages from IDDH_Mundial_2007-2008

Hace unas semanas compartí en un post algunos datos del Informe de Desarrollo Humano 2007 sobre cambio climático, glaciares y acceso al agua. En ese mismo informe, el PNUD también recoge algunas ideas interesantes sobre la energía como elemento clave para el cambio climático que merece la pena compartir en este blog. Ahí van:

Sobre la generación de electricidad:

La generación de electricidad es la principal fuente de emisiones de CO2 y explica cuatro de cada diez toneladas de CO2 lanzadas a la atmósfera de la Tierra. (…).

Los actuales escenarios nos estarían llevando hacia situaciones preocupantes. Se prevé que la demanda mundial de electricidad se duplicará antes de 2030 y la AIE calcula que las inversiones acumuladas para cubrir la demanda durante el periodo de 2005 a 2030 alcanzarán los US$11 billones. Más de la mitad de estas inversiones se realizarán en países en desarrollo con bajos niveles de eficiencia energética. China por sí sola concentrará alrededor del 25% de todas las inversiones. En Estados Unidos, las inversiones previstas llegarían a US$1,6 billones debido a una sustitución a gran escala de sus actuales reservas de generación eléctrica.

Los nuevos patrones de inversión en generación de electricidad apuntan hacia una dirección preocupante y sugieren que el mundo quedaría atrapado en el aumento de infraestructuras de generación de energía con alta intensidad de carbono. El carbón figura cada vez con mayor prominencia en la oferta planificada prevista. China, India y Estados Unidos, tres de las cuatro mayores fuentes de emisiones de CO2 actualmente, concentran el mayor aumento de inversiones. Estos tres países ya están ampliando o proyectan ampliar su capacidad de generación de electricidad a base de carbón.

Sobre el consumo de energía del sector residencial:

Los patrones de uso de energía en el sector residencial influyen de manera importante en la huella ecológica del mundo. Alrededor de un tercio de la electricidad producida en los países de la OCDE es usada en sistemas de calefacción y refrigeración, refrigeradores domésticos, hornos, lámparas y otros artefactos domésticos. El sector residencial produce entre el 35% y el 40% de las emisiones nacionales de CO2 generadas por combustibles fósiles y tan sólo los electrodomésticos producen aproximadamente el 12% de estas emisiones.

(…)

Si todos los electrodomésticos que se utilicen en los países de la OCDE a partir de 2005 cumplieran las normas de máxima eficiencia, para 2010 se ahorrarían alrededor de 322 millones de toneladas de emisiones de CO2.

(…)

La iluminación mundial representa alrededor del 10% de la demanda de electricidad global y genera 1,9 Gt de CO2 al año o el 7% de todas las emisiones de CO2. Un vistazo a cualquier ciudad de un país desarrollado, ya sea de día o de noche, confirmaría que gran parte de la energía es desperdiciada. Es común ver lugares vacíos iluminados y que usan fuentes poco eficientes. La simple instalación de fuentes de bajo costo, como las lámparas fluorescentes compactas, podría reducir el consumo total de energía en un 38%.

Sobre el transporte:

El transporte de personas se ha transformado en el mayor consumidor de petróleo del mundo y en la fuente de emisiones de CO2 que más ha crecido. En 2004, el sector del transporte generó 6,3 Gt de CO2. A pesar de que está creciendo la proporción de emisiones de los países en desarrollo, los países de la OCDE representan dos tercios del total. El sector automotriz de estos países explica cerca del 30% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero y esta proporción ha ido aumentando en el tiempo.

De cara a las soluciones, el PNUD destaca la regulación y las iniciativas gubernamentales:

No existe un plan maestro que sirva para identificar anticipadamente las políticas adecuadas para crear el entorno propicio para la transición a sistemas que impliquen bajas emisiones de carbono. Sin embargo, son bien conocidos los problemas que deben abordarse. Cambiar el actual perfil de las energías utilizadas para favorecer las energías con bajas emisiones de carbono requiere de grandes inversiones iniciales y planificación a largo plazo. Los mercados por sí solos no lograrán este resultado. Los mecanismos reguladores gubernamentales respaldados por subsidios e incentivos tendrán que cumplir una función crucial al tomar las decisiones de inversión. Las normas de eficiencia energética para edificios, electrodomésticos y vehículos podrían reducir las emisiones de manera considerable y a bajo costo. Mientras tanto, el apoyo a la investigación y el desarrollo puede crear las condiciones necesarias para lograr grandes innovaciones tecnológicas decisivas.

 

Jorge Castañeda Pastor, Responsable de Campañas y Comunicación Externa de ONGAWA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s