Nexos entre el agua, la energía y el clima según el PNUMA

Pages from GEO 5 ESPANOL 2013 WEB

Seguimos incorporando en nuestro blog fuentes relevantes que hablan sobre la relación entre agua, energía y cambio climático. En esta ocasión, recogemos un extracto del número 5 de las Perspectivas del Medio Ambiente Mundial del PNUMA:

El agua, la energía, el desarrollo económico y el cambio climático son temas interdependientes. Los incrementos en la población humana y en el consumo per cápita relacionados con el desarrollo económico rigen la demanda de energía. Mientras tanto, el uso de energía derivada de combustibles fósiles produce emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático, el cual causa efectos en el agua, incluyendo eventos metereológicos extremos, pérdida de la cubierta de hielo, escasez de agua y aumento en el nivel del mar.

A su vez, las respuestas al cambio climático conllevan implicaciones para el ambiente acuático; algunas formas de energía solar consumen cantidades importantes de agua, a menudo en zonas áridas. En vista de la creciente escasez de agua, algunas regiones también dependen de la desalinización del agua de mar, la cual involucra una demanda energética importante. Adicionalmente, las sequías implican el potencial de disminuir la producción de energía hidroeléctrica.

Impactos del cambio climático sobre el ciclo del agua y el calentamiento de los océanos

(…) Existen evidencias sólidas de que el cambio climático está alterando los ciclos hidrológicos a nivel regional y mundial. (…) se ha predicho que los impactos serán evidentes: patrones de precipitación cambiantes, aumento en la intensidad de los eventos metereológicos extremos y en los desastres naturales que conllevan, retroceso de los glaciares con la consecuente alteración en los regímenes de descargas fluviales, y sequías más intensas en regiones semiáridas.

(…) Si se atienden los impactos del cambio climático, el costo estimado de la infraestructura hidráulica adicional requerida en el 2030, para suministrar una cantidad suficiente de agua en todos los países, asciende a 9 – 11 mil millones de USD por año, y el 85% de esta cantidad s necesitará en los países en desarrollo.

(…)

Derretimiento de los casquetes de hielo y aumento del nivel del mar

(…)

Debido a las altas concentraciones de la población humana y de infraestructura en las zonas costeras, muchos países son vulnerables al aumento en el nivel del mar y a las inundaciones de las comunidades costeras y ubicadas en zonas bajas. Los países en vías de desarrollo, particularmente los estados insulares en desarrollo y las zonas deltaicas, son vulnerables, y muchos de ellos tienen una capacidad limitada para adaptarse a las elevaciones en el nivel del mar o para recuperarse de las pérdidas asociadas. Los costos estimados de la adaptación en zonas costeras varían entre 26 mil millones de USD y 89 mil millones USD por año para la década de 2040, dependiendo de la magnitud del aumento del nivel del mar.

(…)

Impactos del desarrollo energético sobre los recursos acuáticos

Aunque todavía no se cuenta con información a nivel mundial, se cree que el sector energético es responsable de aproximadamente el 40% de la extracción total de agua en los Estados Unidos de América y la Unión Europea. Las demandas de agua para generación de energía varían desde la extracción y el procesamiento de materias primas hasta la propulsión de turbinas para generación hidroeléctrica y el enfriamiento en plantas termoeléctricas, incluyendo las nucleares. La extracción de combustibles fósiles también puede acarrear impactos graves sobre la calidad del agua.

(…)

La forma de producción de energía eléctrica que involucra el uso más intensivo de agua es la biomasa, seguida por la generación hidroeléctrica, el petróleo, el carbón, la energía nuclear, el gas, algunos sistemas de energía solar y geotérmica concentrada, las celdas solares fotovoltaicas y el viento. (…) Existen casos en los que la escasez de agua está afectando la producción de energía. Más de la mitad de la capacidad existente o planteada para las principales compañías generadoras de energía en el sur y sureste de Asia, por ejemplo, se ubica en áreas con escasez de agua o con estrés hídrico.

Las políticas de mitigación del cambio climático también pueden afectar las demandas de agua para generación de energía eléctrica. La captura y almacenamiento de emisiones de carbono derivadas de plantas que operan con carbón, por ejemplo, pueden elevar el consumo de agua en 45 – 90%. Adicionalmente, es probable que el incremento en la proporción de energía eléctrica generada a partir de biomasa o algunos tipos de energía solar concentrada causen impactos negativos significativos sobre la disponibilidad del agua, lo cual resalta la necesidad de elegir tipos de generación de energía que utilicen menos agua y tecnologías más eficientes.

Jorge Castañeda Pastor, Responsable de Campañas y Comunicación Externa de ONGAWA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s