El futuro será sostenible o no será

Marcha contra el Cambio Climático en Badajoz julio de 2015

Marcha contra el Cambio Climático en Badajoz julio de 2015

Haciendo nuestro y adaptando el lema feminista “La revolución será feminista o no será” con el título “El futuro será sostenible o no será”, hoy cerramos el proyecto “Promoción en Extremadura de una ciudadanía comprometida con el acceso al agua y la energía y el impacto del cambio climático en los países del Sur” financiado por la AEXCID en la convocatoria de 2013, con esta última entrada en este Blog escrita por nuestro delegado en Extremadura, Enrique González Calderón, queremos animaros a seguir trabajando de la mano de ONGAWA para Cambiar el Mundo.

Tres desigualdades 

Pero antes de nada queremos agradecer a todas las personas que durante este año han dado vida al blog con sus entradas, con sus me gusta y retweet, sin vosotras nuestro trabajo, este blog y este proyecto no habrían servido. En él hemos intentado hablar de los retos globales, sobre todo de los relacionados con el Agua, la Energía y el Cambio Climático, y como estos no puede abordarse de forma separada, ya que, como viene poniendo en evidencia la comunidad internacional en los últimos años, están íntimamente interconectados.

Comunidad de Teúle en Mozambique. Foto de ONGAWA.

Comunidad de Teúle en Mozambique. Foto de ONGAWA.

Hemos intentado poner caras y nombres a las cifras sobre acceso universal a Energía y Agua y Saneamiento, y como dice nuestro delegado más allá de esto, hemos intentado que este blog sea una herramienta de transformación, que os diera información e ideas para seguir luchando, construyendo un mundo más sostenible, porque es de justicia, porque es de responsabilidad, porque es POSIBLE!!!!!  Porque el asunto clave para millones de personas es que su acceso al agua y la energía, esenciales para una vida digna, no quede relegado en una agenda centrada en los grandes números del crecimiento económico y esto depende de todas y de nuestra implic-acción!!! 

“(…) para que la fuente no se pare es necesario seguir con la participación y la organización comunitaria (…)”  María Teresa Assane, de la comunidad de Teúle.

El futuro será sostenible o no será

Resulta llamativo que siempre que se plantea un escenario futuro desde el punto de vista económico, político, social o incluso personal, la variable medioambiental no aparezca como determinante en relación a cómo será ese futuro, esto es deficitario incluso en algunos discursos pretendidamente transformadores que están de rigurosa actualidad.

La palabra sostenible suele ser habitual en cualquier debate acerca del medio ambiente, pero la sensación es que aunque la palabra está asumida, el concepto detrás de la palabra está mucho menos asimilado. La sostenibilidad, entendida como el uso y disfrute de los recursos existentes de manera controlada, con vistas a su preservación para el disfrute de esos recursos por generaciones futuras, todavía dista mucho de formar parte importante de la conciencia colectiva.

Parte del Equipo de ONGAWA en NIcaragua

Parte del Equipo de ONGAWA en Nicaragua

De hecho, parece que la labor ciudadana está más que justificada con la práctica del reciclaje y poco más, siendo hace poco muy celebrada por los medios la noticia acerca de los datos del nivel de reciclaje en España, pero sin hacer un análisis de si no sería más adecuado plantear una reducción del consumo como única vía para un cambio real en la forma de vida que redunde en una mayor armonía entre medio ambiente y ser humano, más que seguir reciclando con un nivel de consumo que es cualquier cosa menos sostenible.

Y es que hasta el medio ambiente corre el riesgo de convertirse en una moda, basta indagar en lo que hay detrás de determinadas dietas “ecológicas” o de los precios de venta de algunas bicicletas, lo que parece querer adscribir el ecologismo a una determinada posición socioeconómica como elemento distintivo, como una simple estrategia de mercado, más que potenciar un cambio real en la forma de vida de las personas.

4 de la mañana en una aldea del norte de Mozambique. Albertina se levanta para recorrer cinco kilómetros a pie hasta la vieja fuente, desde la que traerá para su familia veinte litros de un agua dudosa. A su vuelta, pasará buena parte del día en la casa, preparando la comida en una cocina vieja y poco eficiente, que carga el aire de un humo denso.

4 de la mañana en una aldea del norte de Mozambique. Albertina se levanta para recorrer cinco kilómetros a pie hasta la vieja fuente, desde la que traerá para su familia veinte litros de un agua dudosa. A su vuelta, pasará buena parte del día en la casa, preparando la comida en una cocina vieja y poco eficiente, que carga el aire de un humo denso.

Así, el reto es transmitir la necesidad de un nuevo tipo de vida, que puede ir adquiriéndose gradualmente, desde las prácticas más cotidianas, a la vez que una educación que desarrolle la empatía hacia los demás, los demás seres del planeta, personas, animales, plantas, elementos naturales…y por supuesto los seres que aún no existen pero que existirán en el futuro, pues no merecen el legado que parece les vamos a dejar.

La idea de incidir en agua, energía y cambio climático, como los tres pilares sobre los que transformar nuestro estilo de vida parece muy adecuada en la lucha por un mundo más sostenible, porque no podemos olvidar que si toleramos lo que está sucediendo nuestros hijos serán los siguientes…

https://www.youtube.com/watch?v=cX8szNPgrEs

Enrique González Calderón. Delegado en Extremadura de ONGAWA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s